Cuando tu casa es la oficina

Cada vez es más común trabajar desde casa gracias a las nuevas tecnologías. Sin embargo, muchos trabajadores autónomos encuentran dificultades a la hora de trabajar desde casa, y en numerosas ocasiones esto se debe a una inadecuada organización del espacio de trabajo. Te damos algunos consejos para hacer más llevadero tu día a día:

-  Delimita una zona exclusiva para trabajar. En muchas ocasiones, los trabajadores por cuenta ajena acaban desarrollando su labor en cualquier sitio: la cocina, el sofá, el dormitorio… Es bueno destinar una zona dentro del hogar que sólo sirva para el trabajo, ya sea una habitación independiente o un área dentro de otra estancia. Esto nos ayudará a separar el trabajo de la vida.

-  Escoge mobiliario ergonómico. Bien saben los autónomos la cantidad de horas que dedican a su trabajo. Si a esto sumamos un mobiliario poco adaptado a las necesidades espaciales de nuestra labor; puede llevarnos a padecer dolencias físicas, como el dolor de espalda, tan habitual entre los que trabajan frente a un ordenador. Invertir en muebles de calidad nos traerá sólo ventajas.

-  Use mobiliario accesorio. Muebles como archivadores o librerías no sólo mantendrán ordenado nuestro espacio de trabajo, sino que facilitarán y harán más cómoda su labor.